Los FTP (File Transfer Protocol) permiten la transferencia de archivos entre sistemas mediante la conexión cliente-servidor, conectados por una red que permite el uso de este protocolo. De esta forma es posible que los equipos de un cliente estén conectados al servidor y se tenga acceso a los archivos que estén contenidos en su equipo o se le pueda hacer la transferencia a su equipo.

Por protocolo se entiende como un lenguaje que no es tan complejo en que se mantiene unas normas que permiten se pueda realizar una tarea de forma correcta. Para el uso de FTP es necesario el uso de un cliente que soporte el FTP, es decir que pueda conectarnos con el hosting donde subiremos los archivos de la página web usando este protocolo.

Mejores FTP

Entre los clientes de FTP más populares están FileZilla y WinSCP. Para poder utilizar estas opciones es necesario suministrar datos que permitan al servidor establecer la conexión, estos datos son: nombre de usuario, dirección del servidor y la contraseña del servidor.

Una vez realizado esto se tendrá acceso al servidor en donde se observarán dos ventanas. La primera mostrara los archivos y directorios del cliente. La segunda mostrara los respectivos al servidor.

Debido a que el protocolo FTP es de 1971, no contiene muchas herramientas de ciberseguridad ya que no eran de mayor relevancia para la época. Es por ello que la transferencia de datos con FTP no está encriptada y por ello se puede tener un acceso a lo que se transfiere a través de terceros que tengan los conocimientos para hacerlo.

Existe el protocolo de FTPS que es prácticamente el mismo FTP pero ahora el contenido transferido se ha encriptado y no será accesible por terceros que no estén entre el cliente y el servidor. Debido a que muchos servidores no aceptan contenido no cifrado es más usual conseguir el FTPS.