En este tipo de hosting, en un servidor con su software, son alojados muchos clientes, con los que comparte el espacio físico del servidor, el espacio virtual de capacidad de almacenamiento, procesamiento y los servicios o funcionalidades que presta.

Conflicto con terceros

Puede suceder que algún usuario descubra fallas y las aproveche en detrimento del resto de los alojados en el servidor. Algunos usuarios incurren en abuso en el consumo de espacio y facilidades. Esto ocurre cuando el proveedor del web host no implementa adecuados anillos de seguridad en el servidor.

Restricción en el uso de recursos

En los servidores los recursos son limitados, cuando el administrador del servidor no hace una distribución eficiente de los recursos. Si el administrador no hace limpieza, simplificación de procesos o establece límites y bloquea posibles excesos, los sistemas se vuelven lentos. Esto sucede porque, todos comparten CPU, espacio en disco, memoria RAM, bases de datos.

Seguridad compartida

El proveedor del servicio debe establecer los sistemas de seguridad suficientes para evitar hackeos externos o internos. Sin embargo los usuarios también son responsables de configurar los anillos de seguridad suficientes para que no haya ingresos ilegales a sus cuentas.

Simplicidad de las páginas hospedadas

Por tratarse de una metodología de trabajo compartiendo recursos, este tipo de host, está dirigido principalmente a pequeños proyectos, con páginas estáticas, desarrolladas en PHP. Los proyectos más complejos con Bases de Datos Dinámica deben ser alojados en servidores dedicados. Otra alternativa es migrar a un tipo de web host que brinde mayor seguridad y disposición de espacio y servicios.

Interdependencia de usuarios

En un hosting compartido, los usuarios son interdependientes entre sí. Todos los sitios hospedados dependen de lo que otros hagan con sus páginas, porque afecta la velocidad y el rendimiento.